Horizonte de Riquezas

  •  

  • Así es como puedes ser tu propio jefe y dejar el empleo que odias

    ¿Tienes lo que hace falta para dejar ese empleo en el que trabajas mucho y ganas poco, y poder empezar a ser tu propio jefe?

    Cada día, muchos hombres y mujeres que aspiran a ser emprendedores me preguntan en mis clases y conferencias “¿debo dar el salto y perseguir mis sueños?

    Lo cierto es que no todo el mundo tiene espíritu emprendedor para poder iniciar su propio negocio.

    Pero a pesar de eso, muchas personas desean abandonar su trabajo actual, poder emplearse según sus propias condiciones, con sus propios horarios, y ganando el sueldo que ellos se propongan.

    Si eres de los que alguna vez te has preguntado si tienes habilidades suficientes y conocimientos para arrancar un proyecto, pero tu respuesta ha sido un no, aquí te presento 6 formas de ser tu propio jefe sin necesidad de comenzar un negocio.

     

    6 formas de ser tu propio jefe para dejar tu empleo

     

    1. Como agente o representante

    Si sientes que tu fortaleza son las ventas y estás dispuesto a cuidar de tus clientes, deberías considerar hacerte agente o representante de una marca.

    De este modo podrás construir un buen negocio sin tener que gestionarlo en su totalidad.

    En la mayoría de casos no necesitarás mucho dinero para invertir en los productos iniciales, y tus ingresos pueden crecer rápidamente si tienes buen poder de convicción.

    Hay todo tipo de agentes en los que puedes convertirte: agente de seguros, agente inmobiliario, representante farmacéutico, representante de una firma de cosméticos…

    Lo ideal de estos puestos es que tú decidirás las horas que quieres trabajar, y podrás considerarlo un negocio pero sin los inconvenientes de ser el dueño.

    No tendrás que preocuparte por crear el comprar levitra online producto, o realizar un plan de marketing para promocionarte. Sólo deberás concentrarte en las ventas y en tus clientes.

    Lo único que debes tener en cuenta antes de hacerte agente de una marca es investigar bien a la compañía, qué beneficios obtienen sus representantes, y si sus productos gozan  de buena reputación, calidad y precios.

     

    Ser tu propio jefe

     

    2. Siendo consultor o contratista

    Si has nacido como una persona creativa y tienes habilidades para el marketing, hacerte consultor es un buen comienzo para crear tu propio emprendimiento.

    Es más: este modelo de negocio es relativamente bueno para aumentar tus ingresos rápidamente si lo haces en el momento correcto.

    Para realizarlo, es recomendable que des consultoría sobre un tema específico en el que seas un experto o tengas ya conocimientos adquiridos; al fin y al cabo estarás aconsejando a otras personas que necesitan tu asesoría.

    Tener contactos, o hacerlos, te ayudará mucho a conseguir clientes y que éstos te recomienden a otros contactos que tengan.

    Asegúrate de participar en asociaciones de tu industria y en grupos de negocios de tu ciudad o tu departamento para poder hablar con otros profesionales como tú y seguir sus consejos para tener éxito.

    Lo mejor de todo es que puedes abrir tu propia consultoría alquilando un pequeño despacho o, si no tienes mucho presupuesto, haciendo una página web en la que ofrezcas tus servicios a domicilio o en línea.

     

    Ser tu propio jefe

     

    3. Comprando una franquicia

    Este método es ideal para ser tu propio jefe en caso de que quieras arrancar un negocio, pero sin las preocupaciones que conlleva hacerte emprendedor.

    Con una franquicia no tendrás que preocuparte de crear un producto o servicio, investigar cómo publicitarte, o buscar proveedores que te proporcionen los artículos para vender.

    En este modelo de negocio la marca o compañía de la que te hagas franquiciado te lo dará todo hecho: el sistema para empezar a vender, los productos o servicios, y la popularidad que ya tenga la marca adquirida.

    Es ideal si quieres iniciar un emprendimiento, pero no tienes ninguna idea de cómo hacerlo.

     

    Ser tu propio jefe

     

    4. Creando un pequeño negocio

    ¿Ya tienes tu propia idea de negocio y has nacido dispuesto a trabajar y esforzarte por alcanzar tus metas? Si es así, no lo dudes y crea tu propio negocio.

    Sin duda con esta forma para ser tu propio jefe tendrás una libertad completa y gran potencial para crecer al ritmo que tú quieras, así como la independencia y la satisfacción de sacar adelante algo que es completamente tuyo.

    Lo mejor es que hoy en día con un presupuesto muy pequeño puedes arrancar un gran proyecto.

    Por ejemplo, si quieres crear una tienda de ropa, pero no tienes dinero para rentar un local, con Internet puedes crear tu propia tienda virtual sin apenas gastar un centavo.

    O promocionarte y llegar a un gran número de personas gracias a las redes sociales, los blogs y YouTube.

    Mira el siguiente artículo para saber más: Cómo empezar un negocio sin saber nada de negocios.

     

    Ser tu propio jefe

     

    5. Convirtiéndote en trabajador freelance

    ¿Odias tu empleo, tener que levantarte cada día temprano para ir a trabajar, y no ganar el sueldo que tú quieres? Hazte trabajador freelance.

    De este modo podrás emplearte desde tu propia casa, trabajar las horas que tú quieras, y generar ingresos en función de las tareas que hagas o el tiempo que pases haciéndolas.

    Esta es una forma de laborar que cada día está cogiendo más fuerza gracias a las nuevas tecnologías como Internet.

    Con ella podrás emplearte con clientes de cualquier parte del mundo, y también podrás elegir con quién quieres trabajar en vez de tener que aguantar a un jefe que tú no has escogido.

    Si no sabes por dónde empezar, en el siguiente artículo tienes varias sugerencias de empleos desde casa: 11 trabajos desde casa que puedes empezar hoy.

     

    Ser tu propio jefe

     

    6. Siendo blogger profesional

    Abrir un blog y escribir sobre algo que te apasiona ya no es sólo un entretenimiento. Hoy en día se ha convertido en una profesión más que te dará libertad, sacará tu parte más creativa, y con la que puedes ganar dinero mientras te diviertes.

    Es cierto que al principio tendrás que dedicarle bastante tiempo a tu blog hasta que despegue; pero una vez que consigas un buen público que te siga, empezarás a generar ingresos como tú quieras, y lograrás crearte una marca profesional propia.

     

    Ser tu propio jefe

     

    ¿Cuál de estos métodos para ser tu propio jefe va más contigo? Déjanos un comentario aquí abajo y dinos cuál opción elegirías tú.

    Leave a Reply