Horizonte de Riquezas

  •  

  • ¿Neuro… qué? | Qué es el “Neurocoachig” que está tan de moda

    ¡Bueno! El coaching lleva ya mcuhos  años instaurado,  cerca de 2.500 si pensamos en Sun Tzu, y su libro El Arte de la Guerra. Pero ahora todo es “neuro”; neuromarketing, neuropolítica, neuroeducación y cómo no, ahora el neurocoaching. Pero, ¿qué ventajas aporta a un proceso de coaching los últimos avances de la neurociencia? En mi opinión son muchos, tanto para el coach como para el coachee.

    Empecemos por los beneficios. La metodología del coaching bebe de muchas fuentes: filosofía, la psicología, el management, la PNL, la lingüística y todo este conocimiento se puede ver ampliado si contemplamos, además, lo que la neurociencia nos puede aportar. ¿Y exactamente qué valor nos puede añadir? En primer lugar debemos ser conocedores que la mente es una creación del cerebro por lo que saber cómo funciona este órgano nos puede dar mucha información sobre los procesos que generan los pensamientos. “La mente, nuestro mundo interior, es una colección de funciones del cerebro estrechamente relacionadas, como sentir, percibir, motivarnos, recordar, emocionarnos o simplemente pensar e imaginar.

    Por otro lado, el coaching tiene mucho con ver con la toma de consciencia. En nuestros procesos de coaching buscamos que nuestros clientes tengan nuevos “insights”, ese momento donde se hace un silencio y ….. la magia ocurre. Y lo que pasa, ni más ni menos, es que el estudiante, el coachee se ha hecho consciente de algo. Se han abierto nuevas posibilidades, existen nuevas miradas, un cambio de paradigma o lo que también denominamos un cambio de observador.

    La consciencia es un estado de la mente subjetivo, cualitativo y unificado, que aporta flexibilidad al comportamiento. La consciencia parece radicar fundamentalmente en la corteza cerebral. El cerebro podría generar consciencia mediante mecanismos de resonancia, sincronización y/o integración funcional de la actividad de las neuronas de diferentes regiones corticales y subcorticales.

    Quizás todo este conocimiento no sea necesario para acompañar en la toma de consciencia. Como dice una de las predisposiciones de la PNL, no necesitas saber cómo funcionan las cosas para utilizarlas. No obstante, el saber no ocupa lugar, y a determinados perfiles de personas, entender cómo las cosas funcionan les ayuda a integrarlas.

    Además nuestro cerebro interviene en multitud de procesos, de hecho en todos, relacionados con los procesos de coaching. Nuestro sistema límbico es el responsable de nuestras emociones, entender los circuitos que intervienen, especialmente la amígdala, puede ayudarnos a una mejor gestión emocional.

    Y qué decir de los hemisferios cerebrales, cada uno con sus características y funciones. Entender que los individuos poseemos una distinta dominancia cerebral, es decir el predominio de uno u otro hemisferio a la hora de procesar, interpretar y presentar la información, puede revelarnos mucha información sobre nuestro modus operandi . ¿Cuáles son sus fortalezas? ¿Qué áreas podría potenciar?

    Podríamos enumerar un sinfín de procesos donde interviene la mente, y por ende, nuestro cerebro. Me refiero a las funciones ejecutivas, cómo la atención y la memoria. O también, conocer que ocurre en el cerebro en el momento de la toma de decisiones, y cómo durante la misma coinciden aspectos cognitivos (que dependen de las funciones ejecutivas del cerebro) y emocionales (dominados por estructuras del sistema límbico). Abordamos también los procesos de aprendizaje, memoria y los recuerdos. Cómo potenciar los procesos de creatividad o la motivación. O las diferencias entre el cerebro masculino y el femenino.

    El choaching ayuda a quienes lo toman como una herramienta a en tres aspectos fundamentales:
    1.- Cómo interviene nuestro cerebro en los procesos de comunicación, donde destaca la empatía y las neuronas espejo.
    2.- La neuroplasticidad y cómo modificar hábitos estableciendo nuevos circuitos cerebrales, y su conexión con el cambio de creencias.
    3.- Cómo influyen nuestro estilo de vida en nuestra salud cerebral. Si somos conscientes que nuestro cerebro es el responsable de todo lo mencionado anteriormente, fácilmente entendemos lo crítico que será instalar hábitos saludables que permitan tener una mente en forma. Me refiero a la actividad intelectual como responsable de una buena reserva cognitiva, la importancia del ejercicio físico, una alimentación equilibrada, la importancia del sueño y el descanso, los efectos del estrés en nuestro cerebro, la importancia de cultivar las emociones positivas y una sana vida social.

    Disponer del conocimiento de todas estas herramientas sin lugar a duda aumenta tu competencia en distinas áreas de tu vida.

    En Horizonte de Riquezas te enseñamos a explotar todas tus capacidades en cualquier área de tu vida, contáctanos.

    Leave a Reply