Coaching Empresarial

COACHING EMPRESARIAL

 

El coaching empresarial es una técnica diseñada para ayudar a los equipos de trabajo y a los gerentes de área así como a los emprendedores con el fin de que la organización del trabajo tenga armonía, motivación, alcances de la estrategia con el cumplimiento de los objetivos trazados para alcanzar metas fijadas en la visión y la misión de la empresa.

La competitividad de la empresa depende de su personal y de la acción directa de los equipos de trabajo, por obvias razones el equipo de trabajo debe conseguir mandos y ejecutivos seleccionados por su forma de liderazgo.

Coaching empresarial

 

 

¿Cuáles son los recursos del coaching empresarial?

El coaching trabaja sobre dos objetivos claros, el primero es trabajar con los métodos del coaching personal y el segundo es el coaching para el nivel empresarial, ya que ninguna persona que no haya trabajado para lograr mejora en sus procesos de autoconocimiento, podría guiar a otras personas.

La meta del coaching empresarial  se concentra en los mandos medios y los mandos de alta dirección.

Para lograr cambios en el equipo gerencial, primero se analiza a las personas que dirigen los equipos de trabajo dentro de la empresa con criterios de personalidad analizando sus habilidades de comunicación, su capacidad de liderazgo bajo presión, sus habilidades para reaccionar de manera asertiva frente a situaciones de riesgo y su forma de actuar para manejar y gestionar situaciones de crisis.

La meta es que el equipo gerencial sea capaz de comunicarse de forma clara y directa, con base en la confianza sobre sus habilidades de liderazgo y con entereza frente a las situaciones de estrés laboral.

Si el liderazgo de los gerentes de una empresa falla, la empresa fallará. Si los líderes de la empresa saben trabajar en equipo la consecución de los objetivos de la empresa será constante y la estrategia será cumplida e incluso podría rebasar las expectativas.

En el proceso del coaching empresarial, el equipo de alto y medio mando aprenderá habilidades nuevas para motivar a sus subordinados, pero primero debo identificar sus propias motivaciones, porque sin ellas estará incapacitado para guiar, apoyar y facilitar el desempeño del equipo de trabajo bajo su mando.

Sin las motivaciones adecuadas, el líder de trabajo no puede diseñar el procedimiento por el cual será cumplido el trabajo, y para ello es necesario que trabaje primero en identificar sus motivaciones con las motivaciones de la empresa.

Este paso es el que logra congruencia entre la misión de la empresa y la motivación de su personal.

Una motivación ajena suele convertirse en obstáculo que limita a quien ejerce el liderazgo de un equipo de trabajo y por esto la identificación de las motivaciones del equipo gerencial resulta fundamental para que la empresa cumpla sus objetivos y logre una serie de metas por cumplir en el diseño de su estrategia comercial y operativa.

Para que quede claro el significado de la importancia de la identificación de las motivaciones del equipo de mando con los motivos de la empresa, debes pensar en la motivación como una fuerza poderosa que impulsa el trabajo día a día en el seguimiento de un plan maestro que busca cumplir cada una de las etapas de una estrategia maestra que ha sido diseñada para lograr objetivos pequeños que sumados deben convertirse en metas empresariales.

 

La motivación personal debe ser parte de la motivación grupal

La tarea del coaching es ayudar al equipo gerencial para identificar las motivaciones empresariales con el fin de que las asuman como parte de sus motivaciones con base en una disciplina de trabajo de libre consentimiento para que las normas de la empresa regulen la eficacia de todo el corporativo.

Lograr que el equipo gerencial asuma las motivaciones de la empresa como propias depende del coaching empresarial para contribuir en la creación del sentido de pertenencia y con ello de la fortaleza para el sentido de lealtad.

Una empresa no es nada sin la lealtad de su personal, para lograrlo requiere líderes asertivos que logren apoyo en el cumplimiento de los objetivos para el cumplimiento de las metas, en este sentido el coaching empresarial debe definir y estructurar las motivaciones del equipo gerencial en torno al proyecto en el corto, mediano y largo plazo, durante el que toda empresa debe invertir en su capital de mayor valor, su personal.

El coaching empresarial ayuda a la estructuración de la personalidad de una empresa y le aporta la definición de una metodología laboral para que al madurar la empresa, su equipo gerencial sea capaz de decidir y definir la continuidad del proyecto original.

 

 

Diferencias entre el coaching empresarial y el asesoramiento

Un asesor es un experto o un especialista que refuerza los procedimientos operativos, para que las áreas de oportunidad de una empresa, se guíen por lineamientos de mejora continua.

Un coach empresarial es un especialista que busca mejorar el funcionamiento de cada uno de los equipos de trabajo de una empresa y se dedica a mejorar las habilidades de liderazgo de quienes tienen a su cargo grupos de profesionales o especialistas con un mismo objetivo.

El asesor sugiere formas de solución para problemas específicos en los procedimientos de trabajo, en cambio el coaching mejora las habilidades de los equipos de trabajo que trabajen de manera coordinada con el fin de eliminar los límites del personal que a su vez detiene la progresiva consecución de metas.

El coaching empresarial está dirigido a mejorar las habilidades de las personas y convertir estas capacidades en herramientas que favorecen al logro de los objetivos de una estrategia general con base en el cumplimiento de los objetivos particulares de cada equipo de trabajo dentro de una empresa.

El coaching empresarial además, busca mejorar las habilidades de liderazgo del equipo gerencial al cual entrena en el manejo de la inteligencia emocional como herramienta principal de trabajo en la gestión de planes y estrategias corporativas.

Esto es de vital importancia porque las personas no renuncian a las empresas, en realidad renuncian a los líderes coercitivos e inflexibles porque se convierten en una limitante de crecimiento y desarrollo profesional.

La falta de inteligencia emocional deterioro el clima laboral, divide a los equipos de trabajo y confronta liderazgos sumergidos en un ambiente negativo que sólo provoca que el personal se instale en su zona de confort protegiéndose de liderazgos negativos que no reconocen, no estimulan y no facilitan el desarrollo del potencial de ciada uno de sus subordinados.

Al final, la empresa pierde movilidad, innovación y pierde oportunidades de expansión o de crecimiento.

 

Otros temas que te podrían interesar